Mi quiropráctico ha estado en Ulán Bator y sólo me ha traído esta mierda de camiseta

Vacaciones, vacaciones, chicas y caviar

No estoy muy equivocado si afirmo que esta imagen no les servirá de mucha ayuda para discernir los lugares por los que he merodeado en estas cortas pero intensas vacaciones estivales. Aunque no creo que a ustedes les interese mucho, la verdad. Pero si hay algún curioso entre la audiencia, a continuación les dejo unas instantáneas de algunos hitos que he visitado.

N.B.: Y no puedo dejar de mencionar a la amable y atractiva anfitriona, descendiente de salmantinos, que nos atendió en el Restaurante L’Etoile de Nîmes. Si se pasan por allí no dejen de probar sus excelentes mejillones al roquefort, sus tiernos y sabrosos solomillos, o su celestial fondant de chocolate. No se arrepentirán. Palabra de ovíparo.